Mi Amiga Hada (Relato Mágico para el Concurso de Astrid)

Bueno... después de mi arriesgada historia erótica, aquí les traigo otra nueva que escribí para el concurso en el Blog de Astrid, Destellos de Luna. Para conocer las bases y participar PINCHA AQUÍ. Tienes chance hasta el 5 de agosto.

Se trata de un relato mágico- fantástico, y nuevamente, es el primero que hago de este tipo. Espero que les haga reír (esa fue mi intención) y que lo disfruten!!!

**********



MI AMIGA HADA

Odette miraba la pradera multicolor con sus enormes ojos violetas, anhelando que llegara el día en que su compañero humano la llamara, así ella podría abandonar la vida aburrida del Fairytale y vivir junto a él en su mundo.

Desde siempre había deseado ser llamada. Y con pesar veía como cada noviembre, muchas de sus compañeras hadas se marchaban para vivir junto a su compañero o compañera humana. Ella siempre se imaginaba las aventuras que se vivirían al formar parte de ese agitado y complicado mundo, mas nunca ninguna de sus compañeras había vuelto para narrar las historias, pues era una de las reglas. Si un hada era llamada para vivir al lado de su compañero, no podía volver a su propio mundo, debía permanecer con su compañero hasta que él lo deseara. Y claro, todas ellas, encantadas siempre estaban de esa condición. Pero los ciclos pasaban y ella no era solicitada. Y ya comenzaba a temerse que jamás lo sería. Claro que no había nada de malo en quedarse y vivir en Fayritale, pero ella en verdad deseaba irse.

No es que no fuera feliz allí, pero su espíritu travieso y aventurero quería verlo todo de aquel mundo y el estar imaginándoselo sólo le servía para quererlo más. Suspiró resignada, el día se acercaba nuevamente y al parecer este ciclo tampoco sería llamada.

Escudriñó con nostalgia el atardecer, pensando en Fay, su hermana. Ella se había marchado el ciclo anterior, pero no sabía nada de ella, esa era otra de las razones por las que ansiaba ir, quería saber de sus amigos, los que vivían allá. Apoyó su carita en forma de corazón sobre una de sus manos con nostalgia, pensando que si no fuera por Nyx, su ansiedad sería aún más difícil de llevar, aunque jamás se lo diría.

–Déjame adivinar –le dijo una voz a su espalda– pensando de nuevo en ir al mundo humano.

Odette no contestó, no lo haría. Ese tonto de Nyx solo la exasperaba, y las pocas veces que lograba librarse de él, volvía a encontrarla.

–Oh, entiendo –murmuró– ahora me ignoras.

No iba a hablarle, no lo haría, no…

–Déjame en paz Nyx –arguyó sin darse cuenta.

El ser mágico llamado Nyx, se sentó junto a su amiga sin prestar atención a sus palabras. Él bien sabía lo mucho que ella deseaba ir a aquel mundo, sin embargo no había sido llamada aún, y aunque siempre le decía calmadamente que su día llegaría, ella no parecía creerle.

–Esta vez serás llamada, Odette.
–Eso dijiste la vez pasada.
–Ahora estoy seguro –afirmo– ya lo verás. Pronto te encontrarás con Fay y los otros.
–¿Lo dices de verdad? –preguntó mirándolo esperanzada.
–Lo digo de verdad –aseguró con una sonrisa dulce, colocando su mano encima de la de ella con ternura.

Odette miró fijamente sus manos unos segundos, para luego levantar el rostro hacia su rostro, anonadada por su hermosa sonrisa y su amabilidad. De acuerdo –reconoció para sí misma–, tal vez había exagerado un poco antes cuando pensó que el siempre la exasperaba, y por alguna extraña razón, su soledad siempre se apagaba cuando él estaba cerca. Pero no lograba comprender esa sensación extraña, así que cada vez que estaba junto a él aparentaba no poder soportarlo.

Él la seguía observando sin mover su mano con esa expresión encantadora tan característica de él, y Odette, al notarlo sintió como sus mejillas se sonrojaban, por lo que apartó la mirada.

–Confía en mí Odette –susurró apretando la mano de ella suavemente– todo saldrá bien.

**********

Algunos días más tarde…

Odette y Nyx, junto con el resto de las hadas, esperaban en el círculo de piedras para saber quiénes partirían al mundo humano. Ella estaba ansiosa e impaciente, más de lo común, y apretaba la mano de Nyx con más fuerza de la necesaria. Pero deseaba saber si él tenía razón, ella lo creía, pero necesitaba que se hiciera realidad.

Más tiempo pasó, los nombres eran mencionados pero no el de ella. Odette ­–susurró en su mente– ¿Acaso es tan difícil decir mi nombre? Para su consternación, el nombre de su amigo fue mencionado y su corazón se llenó de tristeza al instante. Ahora Nyx también iba a irse y ella iba a quedarse sola. ¡No puede ser! ¿Por qué? ¿Qué voy a hacer ahora? Su mano aflojó el agarre de la mano masculina, liberándolo. Él se iba, ella no. Así de sencillo. Sus ojitos violetas se llenaban poco a poco de agua, empañándole la visión. No era justo, pero no podía hacer nada. Nyx la miró y en sus ojos pudo leer el pesar que él también sentía. Sabía que no podía negarse, debía acudir a su compañero.

A su alrededor se escuchaban las risas y gritos de sus compañeras hadas, las que se iban y las que se quedaban, todas felices. Todas menos ella. Solo quería que acabara todo, para irse a su casita y llorar, cuando de pronto sucedió. Odette, dijo la reina. Claro que ella lo había deseado tanto que cuando finalmente pasó no conseguía creerlo. Miró a la reina como si hubiera dicho algo sin sentido, a lo que ella le respondió con una sonrisa cálida que inundaba de destellos luminosos su corazón. Sólo cuando Nyx tomó su mano nuevamente y le sonrió, ella se permitió creerlo. Abrazó a su amigo con todas sus fuerzas, riendo.

–Lo han dicho –gritó feliz– ¡Han dicho mi nombre!
–Ya te lo había dicho –le contestó Nyx, devolviéndole el abrazo. Era la primera vez que ella lo trataba de esa manera, pero se sentía contento. Iba a ir con su amiga al mundo de los humanos. Podría verla todos los días, y ser testigo de su sueño cumplido por fin.
–Iremos juntos –le dijo más calmada, mirándolo aún con una sonrisa.
–Si –murmuró dulcemente.
–Es hora –les susurró la voz de la reina, indicándoles que debían partir.

Ambos caminaron hacia donde estaban los otros elegidos, y esperaron a que la luna ocupara su posición en el cielo. Luego el portal se abrió, y todos fueron tragados por un túnel de luz.

**********

Odette abrió los ojos lentamente, sintiéndose aún aturdida, ese viaje no fue como lo imaginaba –pensó–. Miró detenidamente cada detalle del lugar donde se encontraba. ¡Una habitación! Una habitación femenina, para ser más precisos. Detalló la cama, con un cobertor color morado claro, que combinaba con el color de las cortinas que ondeaban suavemente en la ventana. Las paredes eran de un color crema muy claro, y estaban llenas de fotos y dibujos. Había una mesita al lado de la cama, con una lámpara y un reloj. ¡Vaya! Todo se ve más grande de lo que imaginé. Intrigada, intentó levantarse del lugar en donde estaba y fue cuando se dio cuenta de que tenía una especie de tela encima. Curiosa, la separó de su cuerpo y se levantó. Emocionada de estar por fin en el mundo humano y ansiosa de conocer a su compañera.

En ese instante se abrió la puerta de la habitación y una niña de cabello negro entró tarareando una melodía. Odette no supo qué hacer, nerviosa como estaba, así que se quedó parada en el lugar, esperando ver la reacción de la pequeña humana al verla. Se tensó cuando la chica se giró hacia ella.

–¡Has despertado!

Odette no dijo nada, asombrada como estaba de que la niña no estuviera asustada o algo parecido, más bien parecía muy contenta.

–Qué bueno que estás bien, me tenías bastante preocupada.

La chica se acercó para mirarla de cerca con sus grandes ojos castaños, llenos de cariño, y una sonrisa amable que la sorprendió aún más.

–Mi nombre es Claudia –dijo tranquila– y tengo diez años. ¿Me dirás tu nombre?
–Odette –dijo con cautela. No estaba segura si la niña podría entenderla. Pero entonces la hermosa muchachita sonrió  nuevamente.
–Me alegra conocerte Odette –dijo– y ¿eres un hada? –interrogó con los ojos brillando de la emoción.
–Lo soy –respondió– pero debes mantener en secreto mi llegada –pidió suavemente, a lo que la niña asintió.
–¡Un hada vino a visitarme! –gritó Claudia de repente, para un segundo después abandonar su estado sonriente y preguntar –¿Cuánto tiempo te quedarás?
–Hasta que tú lo desees.
–¡Qué bien! Y dime ¿Hay más como ustedes? –Odette asintió– ¿Puedo verlos?

Odette pensó por un momento. Primero debía encontrarlos ella, y luego si estaban cerca, Claudia podría conocerlos. Pero eso podía ser bastante difícil, pues no sabía en qué lugar se encontraban Fay o Nyx.

–¿Qué pasa?
–Primero debo saber en qué parte se encuentran. Si están cerca, puedes verlos.
–¡Qué guay! –exclamó.
–Será un placer permanecer contigo Claudia, si me lo permites –le murmuró con una tenue sonrisa.
–Puedes quedarte para siempre.

**********

Nyx suspiró nuevamente.

Su viaje había sido muy movido, pero al despertar había notado con incredulidad que estaba atrapado dentro de una botella. Asombrado, había gritado que lo sacaran de allí golpeando el cristal con sus pequeños puños, cuando una cabecita rubia se había asomado por detrás de la cama. Un pequeño niño de ojos verdes lo miraba entre asustado y curioso desde detrás de su máscara de buzo con esnórquel. Nyx detuvo los golpeteos y lo miró con curiosidad por un rato, hasta que comenzó a sentir como se quedaba sin oxígeno –porque la botella estaba tapada con un corcho– y comenzó a  golpear nuevamente.

–Hey, niño –dijo lo más gentilmente que pudo dadas las circunstancias– ¿Podrías sacarme de aquí?
–¿Quién eres tú? –preguntó con timidez.
–No voy a hacerte daño –barbotó– pero me estoy quedando sin aire aquí adentro.

El niño lo miró unos instantes más antes de finalmente abrir la botella. Cuando Nyx salió tomó una bocanada enorme de aire. El humano había vuelto a meterse detrás de la cama y lo miraba con sus ojos verdosos apenas asomados por encima del cobertor de autitos. Tratando de no hacer nada precipitado, Nyx se había sentado en el pequeño escritorio donde antes estaba la botella, decidido a esperar a que fuera el pequeño quien se acercara a él. No tuvo que esperar mucho, porque lleno de curiosidad, el pequeño humano había andado con pasitos inseguros hacia él, hasta estar frente a la mesa. Se había arrodillado delante de él y con indecisión había acercado un dedo para tocarlo. Nyx había dejado que lo tocara suavemente, hasta que se sitió confiado.

–¿Quién eres tú? –había interrogado nuevamente con sus deditos aún tocándolo.
–Mi nombre es Nyx.
–¿Mich? –dijo– Así se llama mi papá.
–No, no –había hablado con su calma acostumbrada– mi nombre es Nyx.
–Hola Mich, mi nombre es David –había dicho.

Y con ese recuerdo, volvió a suspirar. Llevaba más de dos horas intentando que el pequeño de siete años le llamara por su nombre, pero parecía imposible. Él estaba determinado a llamarlo “Mich”, y en ese momento, le preocupaba más no saber en dónde estaba Odette. Seguramente ya estaba con su compañero, pero deseaba ver que estuviera bien por sí mismo. Por esa razón, se había instalado en la ventana, tratando de sentir su poder, como lo hacía siempre en Fairytale para encontrarla, pero no sentía nada.

Mientras miraba por la ventana, Nyx no se había percatado de lo que hacía su pequeño compañero. Éste daba algunos paseos hacia la cocina y de regreso, trayéndole todo tipo de comidas. Cuando Nyx finalmente miró al niño, se fue de espaldas cayendo desde la ventana hasta la cama. Con la boca abierta de par en par, miró incrédulo la cantidad de pasteles, frutas y bebidas, entre otras cosas, que su pequeño humano le había llevado. Buscó a David con sus ojos azules, para encontrarlo sentado al lado de la cama, mirándolo con atención, esperando. ¿Acaso pretende que me como todo esto? –pensó– ¡Es imposible!

–Ehhh… David… ¿Qué quieres que haga con todo esto?
–Comértelo –dijo, como si fuera obvio.
–No tengo hambre, disculpa –arguyó apenado.

El niño pestañeó un par de veces, mirándolo. En verdad esperando que él lo comiera todo, pero Nyx jamás podría comer todo aquello, ni en un millón de años.

–Bueno… verás…
–¡Helado! –gritó de repente David, saliendo apresuradamente del dormitorio mientras una melodía extraña sonaba desde afuera. Nyx se apresuró a seguirlo, no le preocupaba que alguien más lo viera, porque sólo aquellos que poseen un hada compañera pueden ver a las demás. Se detuvo cuando vio al pequeño en una fila delante de un extraño auto rosa. ¿Helado, que será eso?

Pero se olvidó del helado cuando sintió un familiar poder acercase a él. Miró en la dirección que provenía y con alegría, observó como Odette se acercaba siguiendo a una niña humana de pelo negro y largo. Ella se detuvo al verlo, para luego volar hacia él a gran velocidad.

–¡Nyx! Qué bueno que estás bien.
–También estoy feliz de encontrarte. Dime ¿Estas…
–Sí, esa niña de ahí –sonriendo señaló a su compañera, que estaba en la fila igual que David– su nombre es Claudia y es adorable ¿Y el tuyo? –dijo mirando en todas direcciones– ¿en dónde está?
–Ahí –señaló la cabecita rubia justo delante de Claudia– el niño rubio que está delante de tu compañera, su nombre es David.

Ambos intercambiaron miradas de alegría al notar como sus compañeros regresaban juntos con unos extraños y coloridos alimentos en las manos.

–¿Ves? A que es genial –le dijo David a Claudia señalando a Nyx.
–Esa es la mía –le susurra bajito al niño mientras le revuelve el cabello rubio– ¿Verdad que es bonita?
–Ujum… –asiente David con la boca llena de helado de fresa.

Nyx y Odette siguen a los niños de vuelta a sus casas, contentos con los compañeros que ambos tienen, y de que éstos sean vecinos.

–Quisiera que Fay estuviera cerca de nosotros también –se lamenta Odette.
–Seguramente no está lejos –le dice Nyx para animarla, a lo que ella sonríe– debes estar feliz, la aventura pronto comenzará.
–Te equivocas –él la mira curioso– ya comenzó.

***** FIN *****

11 Toque (s):

Astrid dijo...

me encantan!!! me gusto mucho tu relato, muy original y muy lindo... suerte!!!

Irene Comendador dijo...

Una historia apasionante y muy bien narrada, me ha gustado mucho
Un saludo y suerte en el concurso

Dulce Cautiva dijo...

Estoy deacuerdo con Astrid e Irene, es una historia preciosa, bien narrada y muy original. Te deseo suerte en el concurso, muak!!!

Citu dijo...

Me gusto mucho es muy mágica y dulce en especial el personaje del niño me robo el corazón te mando un beso y te me cuidas mucho.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Hola querida...:D

Por fin poniéndome al día con los relatos participantes^^, estuve malita y por ello no me pasé antes...

Muchísima suerteeee:D

Kissess

Maga de Lioncourt dijo...

Muy tierno!!

Muy bien narrado y original. Te deseo mucha suerte!!

Pd: por cierto, tu relato erótico estaba muy bueno, no te tires abajo :-)

Besos!!

Astrid dijo...

hola, eres una de las finalistas del concurso... FELICIDADES ... ya comenzaron las votaciones!!!

Marie y Vallery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marie y Vallery dijo...

Me encantó, muy bonita la historia, ademñas estuvo muy original. Espero que ganes el concurso suerte.

Dulce Maria dijo...

fue hermoso!!
un relato tan lindo, mágico y tierno!

Felicidades por ser parte de las finalistas!

Te dese3o mucha suerte!!!

Astrid dijo...

hola dani ... te dejo el link del resultado del concurso!! http://destellosdeluna-astrid.blogspot.com/2011/08/ganadora-tu-mundo-fantastico.html

Publicar un comentario

3 de agosto de 2011

Mi Amiga Hada (Relato Mágico para el Concurso de Astrid)

Bueno... después de mi arriesgada historia erótica, aquí les traigo otra nueva que escribí para el concurso en el Blog de Astrid, Destellos de Luna. Para conocer las bases y participar PINCHA AQUÍ. Tienes chance hasta el 5 de agosto.

Se trata de un relato mágico- fantástico, y nuevamente, es el primero que hago de este tipo. Espero que les haga reír (esa fue mi intención) y que lo disfruten!!!

**********



MI AMIGA HADA

Odette miraba la pradera multicolor con sus enormes ojos violetas, anhelando que llegara el día en que su compañero humano la llamara, así ella podría abandonar la vida aburrida del Fairytale y vivir junto a él en su mundo.

Desde siempre había deseado ser llamada. Y con pesar veía como cada noviembre, muchas de sus compañeras hadas se marchaban para vivir junto a su compañero o compañera humana. Ella siempre se imaginaba las aventuras que se vivirían al formar parte de ese agitado y complicado mundo, mas nunca ninguna de sus compañeras había vuelto para narrar las historias, pues era una de las reglas. Si un hada era llamada para vivir al lado de su compañero, no podía volver a su propio mundo, debía permanecer con su compañero hasta que él lo deseara. Y claro, todas ellas, encantadas siempre estaban de esa condición. Pero los ciclos pasaban y ella no era solicitada. Y ya comenzaba a temerse que jamás lo sería. Claro que no había nada de malo en quedarse y vivir en Fayritale, pero ella en verdad deseaba irse.

No es que no fuera feliz allí, pero su espíritu travieso y aventurero quería verlo todo de aquel mundo y el estar imaginándoselo sólo le servía para quererlo más. Suspiró resignada, el día se acercaba nuevamente y al parecer este ciclo tampoco sería llamada.

Escudriñó con nostalgia el atardecer, pensando en Fay, su hermana. Ella se había marchado el ciclo anterior, pero no sabía nada de ella, esa era otra de las razones por las que ansiaba ir, quería saber de sus amigos, los que vivían allá. Apoyó su carita en forma de corazón sobre una de sus manos con nostalgia, pensando que si no fuera por Nyx, su ansiedad sería aún más difícil de llevar, aunque jamás se lo diría.

–Déjame adivinar –le dijo una voz a su espalda– pensando de nuevo en ir al mundo humano.

Odette no contestó, no lo haría. Ese tonto de Nyx solo la exasperaba, y las pocas veces que lograba librarse de él, volvía a encontrarla.

–Oh, entiendo –murmuró– ahora me ignoras.

No iba a hablarle, no lo haría, no…

–Déjame en paz Nyx –arguyó sin darse cuenta.

El ser mágico llamado Nyx, se sentó junto a su amiga sin prestar atención a sus palabras. Él bien sabía lo mucho que ella deseaba ir a aquel mundo, sin embargo no había sido llamada aún, y aunque siempre le decía calmadamente que su día llegaría, ella no parecía creerle.

–Esta vez serás llamada, Odette.
–Eso dijiste la vez pasada.
–Ahora estoy seguro –afirmo– ya lo verás. Pronto te encontrarás con Fay y los otros.
–¿Lo dices de verdad? –preguntó mirándolo esperanzada.
–Lo digo de verdad –aseguró con una sonrisa dulce, colocando su mano encima de la de ella con ternura.

Odette miró fijamente sus manos unos segundos, para luego levantar el rostro hacia su rostro, anonadada por su hermosa sonrisa y su amabilidad. De acuerdo –reconoció para sí misma–, tal vez había exagerado un poco antes cuando pensó que el siempre la exasperaba, y por alguna extraña razón, su soledad siempre se apagaba cuando él estaba cerca. Pero no lograba comprender esa sensación extraña, así que cada vez que estaba junto a él aparentaba no poder soportarlo.

Él la seguía observando sin mover su mano con esa expresión encantadora tan característica de él, y Odette, al notarlo sintió como sus mejillas se sonrojaban, por lo que apartó la mirada.

–Confía en mí Odette –susurró apretando la mano de ella suavemente– todo saldrá bien.

**********

Algunos días más tarde…

Odette y Nyx, junto con el resto de las hadas, esperaban en el círculo de piedras para saber quiénes partirían al mundo humano. Ella estaba ansiosa e impaciente, más de lo común, y apretaba la mano de Nyx con más fuerza de la necesaria. Pero deseaba saber si él tenía razón, ella lo creía, pero necesitaba que se hiciera realidad.

Más tiempo pasó, los nombres eran mencionados pero no el de ella. Odette ­–susurró en su mente– ¿Acaso es tan difícil decir mi nombre? Para su consternación, el nombre de su amigo fue mencionado y su corazón se llenó de tristeza al instante. Ahora Nyx también iba a irse y ella iba a quedarse sola. ¡No puede ser! ¿Por qué? ¿Qué voy a hacer ahora? Su mano aflojó el agarre de la mano masculina, liberándolo. Él se iba, ella no. Así de sencillo. Sus ojitos violetas se llenaban poco a poco de agua, empañándole la visión. No era justo, pero no podía hacer nada. Nyx la miró y en sus ojos pudo leer el pesar que él también sentía. Sabía que no podía negarse, debía acudir a su compañero.

A su alrededor se escuchaban las risas y gritos de sus compañeras hadas, las que se iban y las que se quedaban, todas felices. Todas menos ella. Solo quería que acabara todo, para irse a su casita y llorar, cuando de pronto sucedió. Odette, dijo la reina. Claro que ella lo había deseado tanto que cuando finalmente pasó no conseguía creerlo. Miró a la reina como si hubiera dicho algo sin sentido, a lo que ella le respondió con una sonrisa cálida que inundaba de destellos luminosos su corazón. Sólo cuando Nyx tomó su mano nuevamente y le sonrió, ella se permitió creerlo. Abrazó a su amigo con todas sus fuerzas, riendo.

–Lo han dicho –gritó feliz– ¡Han dicho mi nombre!
–Ya te lo había dicho –le contestó Nyx, devolviéndole el abrazo. Era la primera vez que ella lo trataba de esa manera, pero se sentía contento. Iba a ir con su amiga al mundo de los humanos. Podría verla todos los días, y ser testigo de su sueño cumplido por fin.
–Iremos juntos –le dijo más calmada, mirándolo aún con una sonrisa.
–Si –murmuró dulcemente.
–Es hora –les susurró la voz de la reina, indicándoles que debían partir.

Ambos caminaron hacia donde estaban los otros elegidos, y esperaron a que la luna ocupara su posición en el cielo. Luego el portal se abrió, y todos fueron tragados por un túnel de luz.

**********

Odette abrió los ojos lentamente, sintiéndose aún aturdida, ese viaje no fue como lo imaginaba –pensó–. Miró detenidamente cada detalle del lugar donde se encontraba. ¡Una habitación! Una habitación femenina, para ser más precisos. Detalló la cama, con un cobertor color morado claro, que combinaba con el color de las cortinas que ondeaban suavemente en la ventana. Las paredes eran de un color crema muy claro, y estaban llenas de fotos y dibujos. Había una mesita al lado de la cama, con una lámpara y un reloj. ¡Vaya! Todo se ve más grande de lo que imaginé. Intrigada, intentó levantarse del lugar en donde estaba y fue cuando se dio cuenta de que tenía una especie de tela encima. Curiosa, la separó de su cuerpo y se levantó. Emocionada de estar por fin en el mundo humano y ansiosa de conocer a su compañera.

En ese instante se abrió la puerta de la habitación y una niña de cabello negro entró tarareando una melodía. Odette no supo qué hacer, nerviosa como estaba, así que se quedó parada en el lugar, esperando ver la reacción de la pequeña humana al verla. Se tensó cuando la chica se giró hacia ella.

–¡Has despertado!

Odette no dijo nada, asombrada como estaba de que la niña no estuviera asustada o algo parecido, más bien parecía muy contenta.

–Qué bueno que estás bien, me tenías bastante preocupada.

La chica se acercó para mirarla de cerca con sus grandes ojos castaños, llenos de cariño, y una sonrisa amable que la sorprendió aún más.

–Mi nombre es Claudia –dijo tranquila– y tengo diez años. ¿Me dirás tu nombre?
–Odette –dijo con cautela. No estaba segura si la niña podría entenderla. Pero entonces la hermosa muchachita sonrió  nuevamente.
–Me alegra conocerte Odette –dijo– y ¿eres un hada? –interrogó con los ojos brillando de la emoción.
–Lo soy –respondió– pero debes mantener en secreto mi llegada –pidió suavemente, a lo que la niña asintió.
–¡Un hada vino a visitarme! –gritó Claudia de repente, para un segundo después abandonar su estado sonriente y preguntar –¿Cuánto tiempo te quedarás?
–Hasta que tú lo desees.
–¡Qué bien! Y dime ¿Hay más como ustedes? –Odette asintió– ¿Puedo verlos?

Odette pensó por un momento. Primero debía encontrarlos ella, y luego si estaban cerca, Claudia podría conocerlos. Pero eso podía ser bastante difícil, pues no sabía en qué lugar se encontraban Fay o Nyx.

–¿Qué pasa?
–Primero debo saber en qué parte se encuentran. Si están cerca, puedes verlos.
–¡Qué guay! –exclamó.
–Será un placer permanecer contigo Claudia, si me lo permites –le murmuró con una tenue sonrisa.
–Puedes quedarte para siempre.

**********

Nyx suspiró nuevamente.

Su viaje había sido muy movido, pero al despertar había notado con incredulidad que estaba atrapado dentro de una botella. Asombrado, había gritado que lo sacaran de allí golpeando el cristal con sus pequeños puños, cuando una cabecita rubia se había asomado por detrás de la cama. Un pequeño niño de ojos verdes lo miraba entre asustado y curioso desde detrás de su máscara de buzo con esnórquel. Nyx detuvo los golpeteos y lo miró con curiosidad por un rato, hasta que comenzó a sentir como se quedaba sin oxígeno –porque la botella estaba tapada con un corcho– y comenzó a  golpear nuevamente.

–Hey, niño –dijo lo más gentilmente que pudo dadas las circunstancias– ¿Podrías sacarme de aquí?
–¿Quién eres tú? –preguntó con timidez.
–No voy a hacerte daño –barbotó– pero me estoy quedando sin aire aquí adentro.

El niño lo miró unos instantes más antes de finalmente abrir la botella. Cuando Nyx salió tomó una bocanada enorme de aire. El humano había vuelto a meterse detrás de la cama y lo miraba con sus ojos verdosos apenas asomados por encima del cobertor de autitos. Tratando de no hacer nada precipitado, Nyx se había sentado en el pequeño escritorio donde antes estaba la botella, decidido a esperar a que fuera el pequeño quien se acercara a él. No tuvo que esperar mucho, porque lleno de curiosidad, el pequeño humano había andado con pasitos inseguros hacia él, hasta estar frente a la mesa. Se había arrodillado delante de él y con indecisión había acercado un dedo para tocarlo. Nyx había dejado que lo tocara suavemente, hasta que se sitió confiado.

–¿Quién eres tú? –había interrogado nuevamente con sus deditos aún tocándolo.
–Mi nombre es Nyx.
–¿Mich? –dijo– Así se llama mi papá.
–No, no –había hablado con su calma acostumbrada– mi nombre es Nyx.
–Hola Mich, mi nombre es David –había dicho.

Y con ese recuerdo, volvió a suspirar. Llevaba más de dos horas intentando que el pequeño de siete años le llamara por su nombre, pero parecía imposible. Él estaba determinado a llamarlo “Mich”, y en ese momento, le preocupaba más no saber en dónde estaba Odette. Seguramente ya estaba con su compañero, pero deseaba ver que estuviera bien por sí mismo. Por esa razón, se había instalado en la ventana, tratando de sentir su poder, como lo hacía siempre en Fairytale para encontrarla, pero no sentía nada.

Mientras miraba por la ventana, Nyx no se había percatado de lo que hacía su pequeño compañero. Éste daba algunos paseos hacia la cocina y de regreso, trayéndole todo tipo de comidas. Cuando Nyx finalmente miró al niño, se fue de espaldas cayendo desde la ventana hasta la cama. Con la boca abierta de par en par, miró incrédulo la cantidad de pasteles, frutas y bebidas, entre otras cosas, que su pequeño humano le había llevado. Buscó a David con sus ojos azules, para encontrarlo sentado al lado de la cama, mirándolo con atención, esperando. ¿Acaso pretende que me como todo esto? –pensó– ¡Es imposible!

–Ehhh… David… ¿Qué quieres que haga con todo esto?
–Comértelo –dijo, como si fuera obvio.
–No tengo hambre, disculpa –arguyó apenado.

El niño pestañeó un par de veces, mirándolo. En verdad esperando que él lo comiera todo, pero Nyx jamás podría comer todo aquello, ni en un millón de años.

–Bueno… verás…
–¡Helado! –gritó de repente David, saliendo apresuradamente del dormitorio mientras una melodía extraña sonaba desde afuera. Nyx se apresuró a seguirlo, no le preocupaba que alguien más lo viera, porque sólo aquellos que poseen un hada compañera pueden ver a las demás. Se detuvo cuando vio al pequeño en una fila delante de un extraño auto rosa. ¿Helado, que será eso?

Pero se olvidó del helado cuando sintió un familiar poder acercase a él. Miró en la dirección que provenía y con alegría, observó como Odette se acercaba siguiendo a una niña humana de pelo negro y largo. Ella se detuvo al verlo, para luego volar hacia él a gran velocidad.

–¡Nyx! Qué bueno que estás bien.
–También estoy feliz de encontrarte. Dime ¿Estas…
–Sí, esa niña de ahí –sonriendo señaló a su compañera, que estaba en la fila igual que David– su nombre es Claudia y es adorable ¿Y el tuyo? –dijo mirando en todas direcciones– ¿en dónde está?
–Ahí –señaló la cabecita rubia justo delante de Claudia– el niño rubio que está delante de tu compañera, su nombre es David.

Ambos intercambiaron miradas de alegría al notar como sus compañeros regresaban juntos con unos extraños y coloridos alimentos en las manos.

–¿Ves? A que es genial –le dijo David a Claudia señalando a Nyx.
–Esa es la mía –le susurra bajito al niño mientras le revuelve el cabello rubio– ¿Verdad que es bonita?
–Ujum… –asiente David con la boca llena de helado de fresa.

Nyx y Odette siguen a los niños de vuelta a sus casas, contentos con los compañeros que ambos tienen, y de que éstos sean vecinos.

–Quisiera que Fay estuviera cerca de nosotros también –se lamenta Odette.
–Seguramente no está lejos –le dice Nyx para animarla, a lo que ella sonríe– debes estar feliz, la aventura pronto comenzará.
–Te equivocas –él la mira curioso– ya comenzó.

***** FIN *****

11 comentarios:

  1. me encantan!!! me gusto mucho tu relato, muy original y muy lindo... suerte!!!

    ResponderEliminar
  2. Una historia apasionante y muy bien narrada, me ha gustado mucho
    Un saludo y suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  3. Estoy deacuerdo con Astrid e Irene, es una historia preciosa, bien narrada y muy original. Te deseo suerte en el concurso, muak!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho es muy mágica y dulce en especial el personaje del niño me robo el corazón te mando un beso y te me cuidas mucho.

    ResponderEliminar
  5. Hola querida...:D

    Por fin poniéndome al día con los relatos participantes^^, estuve malita y por ello no me pasé antes...

    Muchísima suerteeee:D

    Kissess

    ResponderEliminar
  6. Muy tierno!!

    Muy bien narrado y original. Te deseo mucha suerte!!

    Pd: por cierto, tu relato erótico estaba muy bueno, no te tires abajo :-)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. hola, eres una de las finalistas del concurso... FELICIDADES ... ya comenzaron las votaciones!!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, muy bonita la historia, ademñas estuvo muy original. Espero que ganes el concurso suerte.

    ResponderEliminar
  10. fue hermoso!!
    un relato tan lindo, mágico y tierno!

    Felicidades por ser parte de las finalistas!

    Te dese3o mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  11. hola dani ... te dejo el link del resultado del concurso!! http://destellosdeluna-astrid.blogspot.com/2011/08/ganadora-tu-mundo-fantastico.html

    ResponderEliminar


up